Cultura Local Personajes

Rafael Celestino Santaella “Bachaco”

El recolector del pueblo

Nace el 12 de Febrero de 1939, aunque él dice que tiene cerca de 100 años pues ha perdido la cuenta. Hijo de Marcelina Santaella y Carlos Farías. Desde hace cincuenta años comparte su vida con la señora Carmen Ramona Parica.

    En su juventud se dedicó a muchas faenas, se desempeñó como albañil en la construcción de la Plaza el Calvario (el médano),  recolectaba leña  que vendía en su casa con Carmen Ramona, quien  recuerda que al mismo tiempo mataba y vendía cochino mientras Rafael iniciaba la labor que  lo dará a conocer  como recolector de desperdicios, de allí su apodo,”Bachaco”.

    Rafael hace énfasis en que su camioneta de trabajo le perteneció a Juan Bautista Gimon un empresario zaraceño que lo ayudo, y es la que conserva guardada en su garaje rodeada de viejos cachivaches que son un tesoro para el porqué de allí fabrica sus repuestos.

    La edad y algunos problemas de salud han hecho mella en este hombre de carácter fuerte que va menguando con los años; su memoria falla, pero tiene a su compañera que a pesar también de sus problemas de salud, recuerda el transitar de sus vidas en esta tierra.

    A su edad todavía anda en bicicleta, comenta que va a visitar a una sobrina al sector la Florida y que eso lo mantiene activo. Dice que a veces se aflige por no sentirse con fuerzas para seguir trabajando; y Carmen le anima  a seguir hasta que Dios lo decida.

    Rodeados de sus animales, sus plantas y los cachivaches que todavía le generan algo de dinero vive “el ángel de la limpieza,” quien dedicó cerca de 50 años de su vida a un oficio noble y el cual según el mismo le genero mucha satisfacción.